Más allá de la experiencia que tengas a la hora de encarar una entrevista laboral, siempre hay algunos consejos a tener en cuenta:

Tu CV es una carta de presentación: ingresá tus datos de manera clara y detallada. Recordá que toda información que incluyas tiene que ser coherente con tu perfil.

La puntualidad es importante: llegá unos minutos antes del horario acordado. Es preferible esperar y no que te esperen.

Tu imagen es la primera impresión que recibirá el entrevistador: concurrí prolijamente vestido acorde al contexto.

El estilo de comunicación es muy importante: utilizá lenguaje acorde a la situación.

Es importante que guardes algunas formas: no consumas golosinas durante la entrevista y mantené tu teléfono celular apagado.

La postura corporal, atención y actitud positiva son indicadores de tu predisposición e interés.

Si la entrevista es grupal, mantené tu atención cuando tengan la palabra los demás. Cuando sea tu turno de hablar, hacelo de manera focalizada, realizando un relato ordenado de conocimientos y experiencias con precisión y honestidad.

Realizá todas las preguntas que consideres necesarias para aclarar tus dudas respecto de la propuesta laboral.

Después de la entrevista, analizá lo bueno y lo malo de dicha experiencia. Esto puede resultarte útil para próximas etapas de la selección o para futuras entrevistas.